Una vulnerabilidad y el presunto robo de datos empaña el éxito de Zoom

Logotipo de Zoom
Logotipo de Zoom. Foto: Zoom

Hace unos días conocíamos que la aplicación de videollamadas Zoom, cuya popularidad ha aumentado considerablemente en estos días de confinamiento, era pasto de los llamados trolls -personas que sólo buscan molestar a los demás usuarios- accediendo a llamadas públicas y emitiendo imagénes porno. Esta circunstancia obligaba a los organizadores de la videoconferencia a cancelarla de forma abrupta.

Ahora se ha conocido que una vulnerabilidad en la programación de la aplicación ha permitido a Facebook -y a la propia aplicación- recopilar ciertos datos de los usuarios sin su permiso, como la dirección IP, el tipo de dispositivo desde el que se han conectado, el sistema operativo del mismo, la ubicación y la hora de conexión, según se hacen eco en El País.

Por otra parte, la propia compañía ha publicado un aviso de seguridad alertando de un problema para los usuarios de Windows que alerta que un ciberdelincuente podría robar información confidencial y ejecutar archivos en el dispositivo, según Incibe, el Instituto Nacional de Ciberseguridad.

La cosa no acaba aquí. Una investigación de The New York Times revelaba la semana pasada que al iniciar sesión, una función une de forma automática los nombres de los usuarios y las direcciones de correo electrónico con los perfiles de Linkedin, luego accesibles a través del servicio Linkedin Sales Navigator.

En medio de todas estas prácticas poco claras, la fiscal general de Nueva York, ha abierto una investigación. La compañía, por su parte, se ha defendido de todas acusaciones en su blog corporativo, en el que explican que no venden ningún tipo de información personal y que respetan las normativas de protección de datos.

Sé el primero en comentar esto

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*